Archive

Cómo hacer una buena estrategia de SEO

El SEO es un factor clave para el éxito de tu estrategia de Marketing Online. Se podía traducir como el “ABC del Posicionamiento en Buscadores”. El término SEO corresponden a las siglas en inglés de “Search Engine Optimization” y según Wikipedia, “se trata de la optimización de motores de búsqueda es el proceso de mejorar la visibilidad de un sitio web en los resultados orgánicos de los diferentes buscadores”.

El SEO es una de las “disciplinas” que más ha evolucionado en los últimos años. Principalmente entre los miles de factores en los que un motor de búsqueda se basa para posicionar una página hay dos básicos: la autoridad y la relevancia. La primera hace mención a la “popularidad y utilidad de una web” y, la segunda, es “la relación que tiene una página frente a una búsqueda dada”. A su vez el SEO se puede dividir en dos grandes grupos: el SEO on-site (se preocupa de la optimización de keywords, tiempo de carga, experiencia del usuario, optimización del código y formato de las URLs, etc… ) y el SEO off-site (el número y la calidad de los enlaces, presencia en redes sociales, menciones en medios locales, autoridad de la marca y rendimiento en los resultados de búsqueda, etc).

Para que el SEO funcione debe haber una planificación, desarrollo y ejecución de una buena estrategia de marketing online. Te resumimos los 6 pasos básicos a seguir para que sea eficaz:

1. Debes conocer a tu público objetivo y sus patrones de comportamiento. Lo primero es posicionarte en los primeros puestos de los motores de búsqueda para atraer tráfico a tu web. Debes aprender todo lo que puedas acerca de tu público (preferencias de búsqueda, localización geográfica, patrones de preferencias, etc). Puedes usar herramientas como Google Analytics. Así sabrás cómo planificar tu estrategia.

2. Elección de las palabras clave. Se trata de una labor de investigación para seleccionar las palabras clave que configuren tu estrategia en función de los servicios o productos que ofrezcas. Con el “Planificador de palabras clave de Google” busca las que sean más populares.

3. Debes tener claro de qué trata tu web. Para eso, el SEO on page ayuda a los motores de búsqueda a entender lo que ofreces en tu web. Asegúrate de que pueden rastrear tu sitio web y tus contenidos. Comprueba que no tienes enlaces rotos, que la navegación es buena e intuitiva, que tus contenidos son originales y que la velocidad de carga es la correcta.

4. El link building es uno de los factores principales para clasificar una web. Intenta conseguir enlaces de forma natural. Conectar con tu público objetivo es una gran manera de mejorar la imagen de tu marca. Otra estrategia es enlazar a sitios web que sean una autoridad dentro del sector empresarial de tu web.

5. Analiza los resultados. Tendrás que plantearte qué funciona y que no analizando tus acciones. Configura una cuenta de Google Analytics para supervisar el tráfico orgánico. Lo puedes testear desde cada día hasta cada mes, el tiempo te lo marcas tú. Y no se te olvide la hoja de cálculo para realizar un seguimiento de los cambios que has realizado en tu web y así poder comparar la evolución.

6. La clave no está solo en lo que se ve sino en cómo se ve. Las primeras impresiones cuentan también en una web y pueden ser decisivas para conectar con los consumidores. Nunca engañes porque harás que los clientes sean mucho menos proclives a comprar en tu web y, sobre todo, procura que tu web ofrezca confianza.

El SEO es un proceso que no consigue resultados inmediatos. Ten paciencia y recuerda que si cuentas con una buena estrategia conseguirás éxito a más largo plazo.

May, 26, 2017

0

SHARE THIS

El Rebranding: Renovarse para que tu empresa funcione mejor

El mercado empresarial se rige por la “ley de la jungla”. Solo sobreviven los que son más fuertes y tienen una mayor capacidad de adaptación en un cambiante mercado en continua evolución en el que la competencia es cada vez más feroz y el grande se come al pequeño. Y esta es una verdad que rige para la mayoría de los sectores productivos, independientemente a lo que te dediques en tu empresa.

Si ves que tu empresa cae en picado antes de que decidas cerrarla piensa que tienes una segunda oportunidad con el rebranding. Se trata de un conjunto de medidas para potenciar el “lavado de cara” de tu negocio. Se pueden lograr cambiando el nombre, el logotipo, el diseño, los mensajes publicitario o incluso la tipografía para que mejore la “opinión e imagen de marca” de los clientes y/o de los inversores. También es muy útil para un replanteamiento estratégico de tu negocio.

El rebranding tiene, generalmente, dos causas. La primera tiene que ver con la evolución de tu marca para adaptarse a los gustos de los consumidores en un mercado voluble y, la segunda, es por una crisis de reputación que hará que te veas obligado al reposicionamiento.

El rebranding es muchas veces el paso obligado para alcanzar el éxito. Os ponemos como ejemplo el caso de la multinacional de fast food Mcdonald´s y su reposicionamiento hacia el “Going Green”. Ha conllevado incorporar en el menú de la firma una línea de productos más sanos como ensaladas y piezas de fruta, reduciendo el contenido calórico de sus hamburguesas o un lavado de imagen hacia el concepto “verde” muy visible en sus rótulos, fachada o interiorismo. Se trata de que puedas hacer las cuatro comidas más importantes del día: desayuno, almuerzo, merienda y cena sin que aumenten las calorías de tu dieta.

En este post te damos unos tips que te pueden servir de ayuda si te replanteas el rebranding:

1. Se original y no copies a la competencia. Se trata de que estudies qué hay en el mercado parecido a lo que tú ofreces y que plantees estrategia diferentes a lo que hagan los demás. Mirar lo que hace la competencia te servirá para poner en la balanza lo positivo y lo negativo para saber lo que funciona de verdad en tu sector.

2. No temas al “ensayo-error”. Es lo interesante del rebranding. Para saber qué estrategia te puede convenir necesitas hacer combinaciones hasta que encuentres la más adecuada a tu modelo de negocio.

3. Mantén un feedback con tus clientes. Ellos te pueden dar la clave de lo que les puede interesar de lo que les ofrezcas y, para ello, tienes que aprender a escucharles.

4. No tengas miedo a la ayuda. Cuantas más personas te den su opinión, podrás tener más variados puntos de vista. Se trata de que aprendas a seleccionar cuáles son los mejores consejos para que puedas aplicarlos a tu modelo de negocio.

Y es que el Rebranding es la máxima expresión del dicho “renovarse o morir”.

May, 12, 2017

0

SHARE THIS